1. Ada
  2. Condiciones
  3. Hernia inguinal

Hernia inguinal

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

Una hernia inguinal se produce cuando el intestino pasa por un orificio en la pared abdominal hasta la zona de la ingle. Las hernias inguinales son relativamente comunes y afectan mayormente a los hombres mayores. El síntoma más común de una hernia inguinal es un bulto en la zona de la ingle, que puede desaparecer temporalmente cuando se lo presiona. El diagnóstico se hace en una consulta médica al examinar el bulto y realizando una ecografía de la zona. Las hernias que no se tratan pueden provocar a veces que el intestino quede atrapado y muera; mientras que el orificio de la pared abdominal suele repararse quirúrgicamente. Una hernia atrapada representa una emergencia y necesita tratamiento urgente. Una cirugía suele ser efectiva para corregir esta condición.

Riesgos

Una hernia se produce cuando un órgano, más comúnmente el intestino, se desplaza a una parte del cuerpo a la que normalmente no pertenece. Una hernia inguinal se produce cuando el intestino pasa por un orificio en la pared abdominal hasta la zona de la ingle. Este orificio puede formarse durante el desarrollo antes de nacer o puede desarrollarse con el correr del tiempo debido a la edad, una lesión o debilidad muscular. Las condiciones que aumentan la presión dentro del abdomen pueden incrementar el riesgo de tener una hernia, por ejemplo estar obeso, tener tos persistente y hacer esfuerzos al evacuar los intestinos o al levantar cosas pesadas. Las hernias inguinales son comunes, especialmente en hombres y adultos mayores.

Síntomas

Los síntomas típicos incluyen un bulto en la zona de la ingle o el escroto que puede ser incómodo o doloroso, en especial al realizar actividad física. Puede ser posible reducir el bulto presionándolo, pero luego de un tiempo regresará.

Diagnóstico

El diagnóstico suele realizarse en base a un examen físico. Una ecografía de la zona ayuda a confirmar el diagnóstico.

Tratamiento

El tratamiento involucra reparar el orificio en la pared abdominal realizando una cirugía. Una opción es colocar una malla sobre la zona de la ingle para cubrir y sostener el orificio que produce la hernia, lo que suele hacerse con una laparoscopia (cirugía mínimamente invasiva).

Prevención

Evitar actividades que causen mayor presión en el abdomen, tales como esforzarse al evacuar el intestino o levantar cargas pesadas, puede ayudar a prevenir una hernia inguinal o evitar que una hernia existente se agrande.

Pronóstico

Una cirugía suele ser efectiva para corregir esta condición médica. Una hernia no tratada puede llevar a que los intestinos queden atrapados, lo que a menudo produce dolor fuerte, inflamación o incluso la muerte de partes del intestino, lo que puede poner en riesgo la vida.

Otras denominaciones

  • una hernia en el área de la ingle