1. Ada
  2. Condiciones
  3. Mieloma múltiple

Mieloma múltiple

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Pronóstico

Resumen

El mieloma múltiple es un cáncer que afecta la médula ósea (donde se fabrican y maduran los células sanguíneas). El mieloma es causado por un glóbulo blanco llamado célula plasmática que normalmente trabaja para producir las proteínas que combaten las infecciones (anticuerpos). Cuando ocurre un cáncer de células plasmáticas, estas no solo crecen en forma descontrolada en la médula ósea, sino que también interfieren con la capacidad de la médula ósea de fabricar otros glóbulos sanos. El mieloma múltiple se llama así porque el cáncer a menudo se encuentra en varios huesos diferentes. Los síntomas del mieloma múltiple pueden ser producidos por una disminución de los glóbulos sanguíneos normales, incluyendo dificultad para respirar, sentir más cansancio del habitual y encías sangrantes; o pueden ser el resultado de un rápido crecimiento de células cancerosas, tales como pérdida de peso inesperada, dolor de huesos o huesos frágiles. Actualmente no hay cura para el mieloma múltiple, pero existen alternativas de tratamiento que ayudan a controlar la enfermedad. El mieloma suele ser un cáncer de crecimiento lento y, por este motivo, el pronóstico depende de factores tales como la edad de la persona diagnosticada, la agresividad del cáncer y el desarrollo de complicaciones.

Riesgos

El mieloma múltiple es un cáncer que afecta las células que crecen en la médula ósea. La médula ósea es el tejido esponjoso dentro de los huesos donde crecen y maduran todas las células sanguíneas (glóbulos sanguíneos). A su vez, las células plasmáticas son un tipo de glóbulo sanguíneo blanco que ayudan al cuerpo a combatir las infecciones produciendo unas proteínas llamadas anticuerpos. El mieloma es un cáncer que surge a partir de células plasmáticas anormales, haciendo que se multipliquen rápidamente. Este aumento excesivo de células plasmáticas impide el crecimiento de glóbulos sanos, lo que afecta la capacidad del cuerpo de transportar oxígeno, coagular cuando se sangra y combatir infecciones. Además, estas células plasmáticas también producen proteínas extras, que pueden dañar los riñones. La causa del mieloma múltiple se desconoce. Sin embargo, el riesgo de desarrollarlo aumenta con la edad. Raramente afecta a personas menores de 40 años y principalmente se diagnostica a los 70 años de edad. Los hombres son más propensos que las mujeres a desarrollar esta condición médica.

Síntomas

Los síntomas más comunes incluyen palidez, dificultad para respirar, cansancio y encías sangrantes. Otros síntomas pueden incluir pérdida de peso, dolor de huesos y huesos frágiles. Algunas personas pueden presentar coágulos de sangre, infecciones recurrentes o problemas renales. Es posible que no haya síntomas en las primeras etapas de esta condición médica porque los síntomas se desarrollan a medida que la enfermedad progresa.

Diagnóstico

El diagnóstico puede sospecharse basándose en los síntomas y un examen físico, pero solo puede confirmarse con más estudios. Los exámenes de sangre pueden mostrar si hay un problema con la producción de glóbulos blancos, y los análisis de orina pueden mostrar la presencia de mucha proteína como resultado de la mayor actividad de las células plasmáticas. Podría realizarse un examen TEP (un tipo especial de tomografía computarizada TAC) para buscar el mieloma múltiple en otras ubicaciones en el cuerpo. Se toma una pequeña muestra de médula ósea (biopsia) con una aguja para ver si hay células cancerosas.

Tratamiento

Actualmente no hay cura para el mieloma múltiple, pero existen alternativas de tratamiento que ayudan a controlar esta condición. El tratamiento puede incluir una combinación de quimioterapia, radioterapia y trasplante de células madre. Sin embargo, la combinación exacta de terapias depende de la etapa de la enfermedad, el estado de salud general de la persona afectada y de si se han producido complicaciones. Una consulta oncológica puede brindar la mejor asesoría sobre el tratamiento en cada caso. Las complicaciones como dolor de huesos, fracturas, anemia o daño renal pueden requerir un tratamiento específico.

Pronóstico

El mieloma múltiple no puede curarse por completo. El pronóstico varía ampliamente de una persona a otra y depende de la edad de la persona diagnosticada, la agresividad del cáncer y de si el cáncer responde bien o no a la terapia. Las personas mayores y las personas que desarrollan complicaciones, tales como infecciones y daño renal, son más propensas a morir como resultado de esta condición médica.