1. Ada
  2. Condiciones
  3. Esclerosis múltiple

Esclerosis múltiple

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Pronóstico

Resumen

La esclerosis múltiple (comúnmente llamada EM) es una enfermedad neurológica por la cual se produce un lento y progresivo daño en los nervios. La causa de este daño en los nervios no se conoce, pero podría estar relacionada con un sistema inmunitario hiperactivo. Afecta más a mujeres que a hombres y se diagnostica más comúnmente entre los 15 y los 60 años de edad. Dado que puede afectar a todos los nervios del cuerpo, los síntomas de la esclerosis múltiple varían de una persona a otra. Los síntomas más comunes son problemas de visión, sensaciones extrañas en brazos y piernas y debilidad muscular. La esclerosis múltiple se diagnostica en una consulta de neurología realizando imágenes por resonancia magnética (RM). Los síntomas de la esclerosis múltiple pueden presentar recaídas (los síntomas van y vienen, con períodos libres de síntomas) o empeorar en forma progresiva sin mejorar. Existen tratamientos que ayudan con los síntomas y retrasan el progreso del daño nervioso, pero no hay tratamientos que curen la esclerosis múltiple.

Riesgos

Afecta más frecuentemente a las mujeres y, en promedio, a una edad más joven que a los hombres. La mayoría de las personas reciben el diagnóstico entre los 15 y 60 años de edad, aunque puede afectar a personas de todas las edades. Las personas con un familiar con esclerosis múltiple pueden ser más propensas a desarrollarla. La causa de la esclerosis múltiple se desconoce, pero muchos especialistas creen que un sistema inmunitario hiperactivo, que ataca las células nerviosas del propio cuerpo, podría ser parte de la causa.

Síntomas

La esclerosis múltiple puede afectar cualquier nervio del cerebro o médula espinal, por lo que los síntomas pueden variar mucho de una persona a otra. Los síntomas más comunes incluyen pérdida de la visión, pérdida de la sensibilidad en brazos o piernas, debilidad en los brazos o piernas, mareos y falta de equilibrio. Algunas personas desarrollan problemas intestinales y de vejiga. Además, muchas personas con esclerosis múltiple notan que se sienten cansadas todo el tiempo. Los síntomas pueden presentarse en forma de episodios con recaídas (los síntomas van y vienen, con períodos libres de síntomas), o empeorar en forma progresiva sin mejorar. El clima cálido o los baños calientes pueden empeorar los síntomas.

Diagnóstico

Esta condición médica es diagnosticada por un neurólogo especialista basándose en los síntomas, un examen físico y un estudio de imágenes por resonancia magnética (IRM). Otros estudios pueden incluir pruebas para ver la función individual de los nervios, análisis de sangre y estudios del líquido cefalorraquídeo, el líquido que rodea los nervios y el cerebro.

Tratamiento

El tratamiento consiste mayormente en debilitar el sistema inmunitario. Existen muchos medicamentos que pueden hacer esto para las personas con esclerosis múltiple. Uno de los medicamentos más usados se llama interferón. Estos medicamentos pueden ayudar a reducir la severidad de los episodios y prolongar el período libre de ellos. Sin embargo, actualmente no existe una cura disponible para la esclerosis múltiple. La actividad física y la fisioterapia pueden ayudar a mantener la fuerza y el equilibrio y a recuperar la fuerza después de una crisis.

Pronóstico

Muchas personas con esclerosis múltiple desarrollan eventualmente daño nervioso, pero el pronóstico y el tipo de discapacidad que este provoca varían de una persona a otra. La expectativa de vida de las personas con esclerosis múltiple es ligeramente menor comparada a la de la población en general. Muchas personas con esclerosis múltiple en algún momento desarrollan síntomas que no desaparecen y que empeoran lentamente con el tiempo. Sin embargo, el tratamiento puede ayudar a retardar sustancialmente el progreso de la enfermedad. Comenzar el tratamiento en forma temprana puede llevar a más tiempo sin síntomas y a un progreso más lento de los mismos.