1. Ada
  2. Condiciones
  3. Dolor osteomuscular de la zona lumbar

Dolor osteomuscular de la zona lumbar

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

El dolor osteomuscular de la zona lumbar es un problema común que afecta los músculos y los huesos de la parte baja de la espalda. Alrededor del 40% de las personas tendrá este problema de salud en algún momento de su vida. Puede desarrollarse de repente o en forma progresiva a lo largo de varias semanas o meses. Entre las causas comunes del dolor de la zona lumbar se encuentran accidentes, fracturas, cirugías, trabajo pesado, deportes intensos y otras condiciones médicas (como artritis y osteoartritis). Los síntomas típicos son dolor, rigidez y espasmos musculares en la espalda. El tratamiento depende de la causa del dolor.

Riesgos

Los músculos de la espalda están casi constantemente en uso y por este motivo tienden a lesionarse frecuentemente. Las lesiones de espalda se producen normalmente por levantar cosas pesadas o llevar a cabo movimientos que no son normales. En la mayoría de los casos, el dolor no se relaciona a un problema de salud grave, sino que se debe a un esguince o torcedura en los ligamentos o los músculos. Cuando el dolor es constante puede deberse a una hernia de disco o a problemas de las articulaciones de la columna. Alrededor del 40% de las personas tendrá dolor lumbar en algún momento de su vida. La obesidad, el estrés y los trabajos que involucran agacharse y levantar cosas pesadas con frecuencia son factores que aumentan el riesgo de desarrollar dolor lumbar.

Síntomas

El síntoma más típico es dolor en la parte inferior de la espalda y a veces en las nalgas. El dolor puede ser agudo, continuo, penetrante o con sensaciones de hormigueo o ardor. El dolor puede variar de una persona a otra y también puede involucrar dolor que se propaga a la cadera o incluso más abajo. Ciertos movimientos pueden mejorar o empeorar el dolor. Los músculos de la espalda pueden volverse rígidos o duros.

Diagnóstico

El diagnóstico suele basarse en los síntomas y en un examen físico, en el que se observa la movilidad de la espalda y las piernas. Por lo general no se necesitan radiografías de la zona lumbar, salvo que el dolor se vuelva prolongado o si hay síntomas que podrían ser causados por otros problemas de salud más serios.

Tratamiento

El tratamiento del dolor lumbar involucra alivio del dolor y movimientos suaves de la espalda. Los calmantes para el dolor (analgésicos), como el paracetamol y el ibuprofeno, a menudo son de ayuda para aliviar el dolor lumbar. Las personas con dolor lumbar deben continuar sus actividades diarias y realizar actividad física suave, como caminar, lo antes posible. Descansar la espalda por un largo rato puede empeorar los síntomas y hacer que la persona se vuelva predispuesta a un dolor de espalda recurrente.

Prevención

Para prevenir episodios de dolor en la zona lumbar puede ser de ayuda corregir las técnicas de levantamiento de peso, realizar actividad física regular, estirar los músculos antes de practicar deportes y mantener un peso saludable.

Pronóstico

El dolor osteomuscular de la zona lumbar suele empezar a mejorar en una semana, pero puede demorar entre semanas y meses en desaparecer por completo.