1. Ada
  2. Condiciones
  3. Miocarditis

Miocarditis

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

La miocarditis es una inflamación del músculo del corazón (miocardio) que lleva a una disminución de la función de bombeo del corazón. La causa más común es una infección viral, pero otras causas posibles son una infección bacteriana, parásitos, medicamentos, drogas o someterse a radioterapia. Esto puede provocar síntomas leves o inespecíficos como fiebre, dolor articular, dolor de pecho, dificultad para respirar y pulso acelerado. En algunos casos, la miocarditis mejora sin un tratamiento específico. En otros casos, el problema de fondo podría requerir un tratamiento específico y el corazón podría necesitar medicamentos para apoyar su funcionamiento mientras se recupera. En muchos casos, los síntomas de miocarditis mejoran en algunos días o semanas. Los episodios severos de miocarditis son poco comunes, pero pueden causar lesiones al músculo del corazón que pueden poner en riesgo la vida.

Riesgos

La miocarditis es una inflamación en el músculo del corazón. La inflamación hace que el músculo se hinche y se debilite, lo que afecta la capacidad del corazón de bombear sangre en forma efectiva. Existen múltiples causas de miocarditis, incluyendo infecciones virales, bacterianas o parasitarias, drogas (incluido el alcohol), algunos medicamentos, radioterapia de pecho y un sistema inmunitario hiperactivo. La causa más común es una infección viral. Se cree que la miocarditis no es muy frecuente, pero es difícil saber qué tan frecuente es ya que muchas personas no tienen síntomas o presentan síntomas leves. Si bien puede afectar a personas de todas las edades, tiende a ser más común en personas de entre 20 y 50 años de edad. La miocarditis también es más probable en personas con infección por VIH.

Síntomas

Las personas con miocarditis pueden tener dolor de pecho, palpitaciones, dolor articular, fatiga, desmayos o fiebre. Si la inflamación del músculo cardíaco lleva a una reducción en la capacidad de bombear sangre, también puede haber síntomas de insuficiencia cardíaca como hinchazón de piernas y dificultad para respirar.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en los síntomas y un examen físico. A menudo se realiza un electrocardiograma (ECG) para investigar si hay señales de daño al miocardio y problemas en el ritmo cardíaco. Se hace una ecografía del corazón (ecocardiograma) para investigar su movimiento. En algunos casos se toma una muestra del músculo del corazón (una biopsia) y se investiga para confirmar el diagnóstico.

Tratamiento

El tratamiento de la miocarditis depende de la gravedad de los síntomas. Las personas diagnosticadas con esta condición médica deben hacer reposo y evitar actividades enérgicas. En una consulta médica se puede recibir consejo sobre cuándo se pueden retomar ciertas actividades. Si la miocarditis sólo causa síntomas leves, es posible que no se necesite otro tratamiento. De ser posible, hay que tratar el problema de fondo. Es posible que se necesiten medicamentos para dar apoyo al corazón y a la presión arterial hasta que el músculo cardíaco se recupere. Esto podría incluir medicamentos para mejorar el funcionamiento del corazón, reducir la presión arterial y retirar el exceso de líquido del cuerpo.

Prevención

Tomar medidas para prevenir la propagación de las infecciones virales, tales como quedarse en la casa cuando se está enfermo y lavarse las manos regularmente, podría ayudar a prevenir algunos episodios de miocarditis.

Pronóstico

En muchos casos, los síntomas de miocarditis mejoran en algunos días o semanas. El músculo del corazón requiere más tiempo para recuperarse completamente y las personas con miocarditis deben realizar una consulta médica para obtener información sobre el tiempo de recuperación. Algunas causas poco comunes pueden producir episodios severos de miocarditis y daño permanente al músculo del corazón. Si ocurre un daño severo al músculo del corazón, la miocarditis puede poner en riesgo la vida.