1. Ada
  2. Condiciones
  3. Nefrolitiasis

Nefrolitiasis

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Pronóstico

Resumen

Se llama cálculos renales o nefrolitiasis a una condición médica común en la que se acumulan trozos de material sólido entre el tubo entre el riñón y la vejiga. Los cálculos renales son más comunes en los hombres que en las mujeres y tienden a formarse en adultos de entre 20 y 50 años de edad. Los síntomas aparecen cuando un cálculo deja el riñón e ingresa en la uretra (el tubo estrecho entre el riñón y la vejiga) siguiendo su curso hasta a la vejiga. Los síntomas típicos son dolor severo en la espalda y el vientre (barriga), dificultad para orinar y orina roja o marrón. Los métodos de tratamiento común incluyen mantener una buena hidratación, aliviar el dolor y a veces litotricia (un procedimiento que consiste en romper el cálculo con ondas de choque). La mayoría de las personas se recupera completamente sin complicaciones.

Riesgos

Los cálculos renales son más comunes en los hombres y en adultos de entre 20 y 50 años de edad y es muy raro encontrarlos en niños. Los cálculos renales también son más comunes en personas que tienen gota o aquellas personas que tienen un miembro de la familia que también tiene esta condición. Las infecciones del tracto urinario también pueden producir cálculos renales. Otros factores generales de riesgo son deshidratación y sobrepeso u obesidad.

Síntomas

Los síntomas típicos son dolor severo en la espalda y en los costados del cuerpo, dificultad para orinar y orinar pequeñas cantidades por vez. El dolor es de tipo cólico o espasmo y tiende a aparecer por oleadas. Algunas personas también pueden tener náuseas, vómitos y orina de color rojo o marrón. Los síntomas aparecen cuando un cálculo sale del riñón y pasa a alguno de los uréteres (los tubos que conducen la orina desde el riñón a la vejiga), que son más estrechos.

Diagnóstico

El diagnóstico de los cálculos renales se suele realizar en base a los síntomas típicos y al examen físico. Un análisis de orina con una tira reactiva puede revelar la presencia de sangre y pus en la orina, lo que ayuda a confirmar la presencia de un cálculo renal. A menudo se realiza una radiografía, una ecografía (o ultrasonido) o una tomografía computarizada (TAC) para confirmar dónde se encuentra y qué tamaño tiene el cálculo.

Tratamiento

El tratamiento varía de acuerdo al tamaño del cálculo y la severidad de los síntomas. Mientras que los cálculos pequeños suelen pasar sin necesidad de asistencia médica. Beber mucha agua puede ayudar a eliminar los cálculos a través del sistema urinario y a menudo se precisan medicamentos para el dolor mientras pasa un cálculo renal. Los cálculos grandes pueden necesitar asistencia para pasar, lo que puede involucrar una litotricia (romper el cálculo con ondas de choque), la extracción quirúrgica de los cálculos o la extracción del cálculo mediante una endoscopía (una sonda o tubo con una cámara).

Pronóstico

Los cálculos renales pequeños suelen eliminarse en el lapso de un par de días. Los cálculos más grandes pueden necesitar tratamiento para eliminados. Los cálculos renales suelen ser recurrentes y aquellos cuyas dimensiones sean grandes pueden llegar a producir infecciones del tracto urinario y daños en el riñón.