1. Ada
  2. Condiciones
  3. Rinitis no alérgica

Rinitis no alérgica

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

Rinitis no alérgica es el término médico para referirse a la inflamación del revestimiento de la nariz cuando no es causada por una alergia. La inflamación en la parte interna de la nariz produce hinchazón, bloqueo y la producción de más fluido del habitual. Existen muchas causas posibles, pero la más común es una infección viral. Además de nariz tapada y goteo nasal, los síntomas pueden incluir dolor en la cara y estornudos. Algunas personas pueden notar que sus síntomas solo duran algunos días, mientras que otras pueden notar que persisten semanas o meses. El tratamiento depende de la causa, pero muchas personas advierten que los síntomas mejoran si respiran aire cálido y húmedo, con descongestivos en espray y con medicamentos antiinflamatorios. En la mayoría de los casos, los síntomas mejoran sin un tratamiento específico. Si hay una causa conocida, esta debe tratarse o evitarse. La mayoría de las personas no tienen más problemas como resultado de una rinitis no alérgica.

Riesgos

La rinitis no alérgica es el término médico para referirse a una inflamación dentro de la nariz que no es causada por una alergia. La inflamación hace que el revestimiento de la nariz se hinche y genere más fluido (moco) de lo habitual. Existen muchas causas posibles para esta condición médica y estas incluyen infecciones virales, polvo, algunos medicamentos, algunos trastornos hormonales y cambios climáticos.

Síntomas

El síntoma principal de la rinitis no alérgica es tener continuamente la nariz tapada o goteo nasal. Dependiendo de la causa puede ser a corto plazo (algunos días) o a largo plazo (semanas o meses). La rinitis no alérgica también puede provocar dolor de cara, estornudos, nariz irritada o una costra que se forma alrededor de las fosas nasales. La nariz tapada puede llevar a una disminución de los sentidos del olfato y el gusto.

Diagnóstico

El diagnóstico suele basarse en los síntomas y un examen físico. Una test de alergia puede excluir el diagnóstico de una rinitis alérgica.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, el tratamiento para la rinitis no alérgica consiste en manejar los síntomas. Esto puede hacerse con medicamentos descongestivos, antiinflamatorios como ibuprofeno, y/o respirando aire cálido y húmedo (vapor). Sin embargo, si la rinitis se vuelve persistente, hay que encontrar y tratar la causa de fondo.

Prevención

La prevención de la rinitis no alérgica incluye identificar y evitar los factores que la empeoran. Mantener una buena higiene lavándose las manos con frecuencia y tapándose la boca y la nariz al toser y estornudar pueden ayudar a prevenir la propagación de infecciones virales y la rinitis no alérgica. Si se descubre que la causa es un medicamento, este se podrá suspender o ser reemplazado por otro que no tenga este efecto colateral.

Pronóstico

La rinitis no alérgica suele mejorar sin ningún tratamiento específico. Si la causa puede ser identificada y tratada o evitada, el pronóstico es bueno, incluso en personas que han sufrido los síntomas durante mucho tiempo. A veces ocurren complicaciones en personas que tienen rinitis prolongada, y estas incluyen pólipos nasales, sinusitis e infecciones del oído medio.

Otras denominaciones

  • inflamación no alérgica del conducto nasal