1. Ada
  2. Condiciones
  3. Cáncer pulmonar de células pequeñas

Cáncer pulmonar de células pequeñas

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

El cáncer pulmonar de células pequeñas (CPCP) es un tipo de cáncer de pulmón. Casi todos los casos de cáncer pulmonar de células pequeñas son causados por tener el hábito de fumar. Se sitúa principalmente en el centro de los pulmones y crece de manera muy rápida y agresiva, lo que significa que se disemina tempranamente a lugares lejanos. Los síntomas típicos son tos, dolor de pecho, dificultad para respirar y pérdida de peso. El diagnóstico se hace principalmente con la ayuda de análisis de sangre, exploraciones de los pulmones y analizando una muestra pequeña de tejido pulmonar. El tratamiento depende del estadio del cáncer. No todos los casos se pueden curar, ya que generalmente el cáncer se ha diseminado al momento del diagnóstico.

Riesgos

El cáncer se produce cuando se presenta un crecimiento descontrolado de células anormales. Estas células destruyen las células normales que las rodean y se pueden propagar a otras zonas del cuerpo. Existen dos tipos principales de cáncer pulmonar: el de células pequeñas y el de células no pequeñas. El cáncer pulmonar de células pequeñas (CPCP) es el tipo menos común y afecta principalmente a las personas que tiene el hábito de fumar. Es infrecuente que afecte a personas que no fuman. Este tumor es levemente más común en los hombres que en las mujeres y suele diagnosticarse entre los 60 y los 80 años de edad.

Síntomas

Los síntomas típicos son tos con flema sangrienta, dolor de pecho, dificultad para respirar y pérdida de peso. También es común que la persona afectada presente sibilancias y pérdida del apetito. Si el tumor se propagó, los síntomas pueden incluir dolor de cabeza (peor de mañana), visión borrosa, sensibilidad a la luz, náuseas, vómitos, confusión, dolor de huesos y dificultad para tragar.

Diagnóstico

Se puede sospechar el diagnóstico en una persona que fuma basándose en los síntomas y en un examen físico. Suelen hacerse análisis de sangre, radiografía de pecho, análisis de la flema y pruebas de la función pulmonar. Se toma una muestra pequeña de tejido pulmonar (una biopsia) y se analiza para confirmar el diagnóstico. Es posible que se hagan otras biopsias y exploraciones para determinar si el cáncer ya se propagó a otras partes del cuerpo. Este proceso se llama estadificación y es importante, ya que el tratamiento y el pronóstico dependen del estadio (etapa) del cáncer.

Tratamiento

El tratamiento del cáncer pulmonar de células pequeñas depende de su tamaño y de si se ha propagado o no. La combinación de estos factores determina el estadio (etapa) del cáncer, y dependiendo de él, el CPCP puede tratarse con radioterapia, quimioterapia, cirugía o con una combinación de estas. Una evaluación médica de la persona afectada puede ofrecer el mejor asesoramiento sobre el tratamiento. Las personas que tienen cáncer pulmonar de células pequeñas pueden encontrar útil participar de un grupo de apoyo o de un programa de orientación, especialmente durante el tratamiento.

Prevención

Dejar de fumar o evitar totalmente el tabaquismo es la mejor manera de prevenir el cáncer pulmonar de células pequeñas.

Pronóstico

Las personas que reciben el diagnóstico en los primero estadios tienen un buen pronóstico. Lamentablemente el cáncer pulmonar de células pequeñas tiende a avanzar rápidamente y, en muchos casos, se encuentra propagado al momento del diagnóstico. No existe un buen tratamiento para el cáncer pulmonar de células pequeñas que se ha propagado, pero se dispone de tratamientos paliativos para ayudar a aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida.

Otras denominaciones

  • cáncer de pulmón