1. Ada
  2. Condiciones
  3. Tétano, trismo, mandíbula trabada

Tétano, trismo, mandíbula trabada

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

El tétano es una infección causada por una bacteria (Clostridium tetani) que a menudo produce espasmos musculares dolorosos. Al tétano a veces se le llama "mandíbula trabada" porque durante las etapas tempranas suele afectar a los músculos de la mandíbula. Esta bacteria vive en el suelo y puede entrar en el cuerpo a través de cortes en la piel. Se trata de una condición médica poco frecuente que puede afectar a cualquier persona que no esté vacunada contra el tétano, y tiende a ocurrir más comúnmente en personas mayores que no han recibido vacunas de refuerzo. Los síntomas típicos son rigidez muscular, fiebre, sudor y espasmos musculares dolorosos. El diagnóstico puede hacerse sobre la base de los síntomas y un examen físico de la persona que está en riesgo. El tratamiento incluye antibióticos y anticuerpos (proteínas que combaten infecciones) contra la bacteria y la toxina del tétano. Si no se lo trata adecuadamente el tétano puede poner en riesgo la vida.

Riesgos

El tétano es causado por una bacteria llamada Clostridium tetani. Esta bacteria se encuentra en el suelo y el estiércol. Entra en el cuerpo mediante cortes, raspaduras, perforaciones corporales (piercings), heridas profundas y otras lesiones que rompen la piel. Una vez en el cuerpo la bacteria comienza a reproducirse y produce una toxina (sustancia perjudicial) que afecta los nervios y los músculos, causando los síntomas del tétano. En paìses con buena cobertura de vacunación, el tétano afecta mayormente a personas mayores, quienes pueden no tener vacunas de refuerzo regulares. En países donde la cobertura de vacunación no es buena, las personas jóvenes resultan mayormente afectadas y las madres primerizas y sus bebés recién nacidos tienen especial riesgo de contraer una infección por tétano.

Síntomas

Los síntomas típicos son rigidez muscular, fiebre, sudor y espasmos musculares dolorosos. Estos espasmos musculares pueden producir hinchazón y problemas respiratorios. Otros síntomas pueden incluir pulso acelerado, mareos, babeo y pérdida del control de la vejiga y el intestino.

Diagnóstico

El diagnóstico puede hacerse basándose en los síntomas y un examen físico de una persona que ha sufrido una lesión o que se sabe está en riesgo de tener tétano. Pueden hacerse algunos estudios para descartar otras causas posibles.

Tratamiento

El tétano se trata con antibióticos y anticuerpos (proteínas que combaten infecciones) contra la bacteria y la toxina del tétano. Si el tétano comienza a causar problemas respiratorios o de presión arterial estos también requieren tratamiento inmediato. Otros tratamientos pueden incluir medicamentos para relajar los músculos. En el caso de una infección severa, los pacientes son admitidos a una unidad de cuidado intensivo para recibir asistencia respiratoria con la ayuda de un respirador.

Prevención

El tétano puede prevenirse con una vacuna. Se necesitan refuerzos de la vacuna cada diez años. Las personas que se cortan la piel y no están seguras si son inmunes al tétano o no, deben lavarse cuidadosamente la herida y realizar una consulta médica para recibir un refuerzo de la vacuna.

Pronóstico

A pesar de que el tétano puede poner en riesgo la vida, la mayoría de las personas comenzarán a recuperarse con el tratamiento apropiado. La recuperación completa puede tardar desde semanas a meses.