1. Ada
  2. Condiciones
  3. Hemorragia gastrointestinal superior

Hemorragia gastrointestinal superior

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

La hemorragia gastrointestinal superiores, también llamada hemorragia digestiva alta (HDA), es una condición médica por la cual ocurre un abundante sangrado en las partes superiores del tracto digestivo: el esófago (tubo entre la boca y el estómago), el estómago o el intestino delgado. Suele ser una emergencia médica y ocurre cuando el revestimiento de estos órganos se lesiona, por ejemplo por úlceras, desgarros o si un vaso sanguíneo se debilita y estalla. Esta condición médica es más común en personas mayores y en personas con otros problemas de salud como trastornos hepáticos o trastornos de coagulación de la sangre. Los síntomas pueden diferir dependiendo de la causa de la hemorragia, pero a menudo incluyen vomitar sangre y hacer deposiciones con materia fecal (heces) oscuras y alquitranadas. Para confirmar el diagnóstico y detener la causa de la hemorragia se realiza una endoscopia (una cámara que pasa por la boca para mirar el esófago, el estómago y el intestino delgado). El tratamiento involucra reemplazo de fluidos y la sangre perdida y controlar la hemorragia. Esta condición médica puede prevenirse tratando el problema que causa la hemorragia. El resultado tras una hemorragia gastrointestinal superior depende de la cantidad de sangre ocurrida y de si la hemorragia puede o no controlarse.

Riesgos

La hemorragia gastrointestinal superior es un sangrado abundante del esófago, el estómago o de la parte superior del intestino delgado. Existen muchos problemas de salud que pueden causar daño al revestimiento de estos órganos y provocar una hemorragia, los más comunes son las úlceras estomacales, la gastritis (inflamación del estómago), debilidad y mayor opresión en los vasos sanguíneos del esófago y desgarros en los revestimientos del esófago o el estómago causados por vómitos. Las causas menos comunes son un cáncer en la zona y un uso excesivo de medicamentos antiinflamatorios. Es más común en los adultos mayores y en las personas que tienen cirrosis hepática (cicatrización del hígado) o enfermedades renales. Las personas que toman medicamentos para diluir la sangre o que tienen problemas con la coagulación de la sangre también pueden tener mayor riesgo de desarrollar este problema.

Síntomas

Los síntomas comunes incluyen vomitar sangre o el vómito con aspecto de café molido. Algunas personas hacen deposiciones oscuras y alquitranadas. Los síntomas adicionales dependen de la cantidad de sangre perdida y pueden incluir movimientos intestinales de color rojo brillante, pérdida de energía, palidez, pulso acelerado, mareos, confusión o incluso pérdida del conocimiento. También pueden presentarse síntomas del problema causante de la hemorragia.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en los síntomas, un examen físico y una endoscopía (una cámara que pasa por la boca para mirar el esófago, el estómago y el intestino delgado).

Tratamiento

Los pasos más importantes en el tratamiento son estabilizar a la persona que presenta los síntomas debido a una gran pérdida de sangre y encontrar y detener la hemorragia lo antes posible. A menudo esto incluye transfusiones de sangre, fluidos y medicamentos por goteo (en forma intravenosa) para controlar la presión arterial y reemplazar la sangre perdida. La hemorragia a menudo puede detenerse mediante métodos endoscópicos, pero si no se tiene éxito podría necesitarse una cirugía. Cuando la persona está médicamente estable, es necesario tratar el problema de fondo.

Prevención

La prevención de hemorragias del esófago, estómago e intestino delgado involucra tratar y prevenir las condiciones médicas que podrían causarlas. Esto puede incluir disminuir el consumo de alcohol para prevenir enfermedad hepática (del hígado), dejar de fumar y evitar el uso prolongado de medicamentos antiinflamatorios como ibuprofeno, que pueden causar úlceras estomacales. Las personas con úlceras estomacales deben recibir tratamiento para atacar la bacteria que causa esta condición médica (Helicobacter pylori). Las personas con esta condición médica deberían realizar una consulta médica para recibir asesoramiento antes de comenzar a tomar medicamentos para diluir la sangre.

Pronóstico

El pronóstico de la hemorragia digestiva alta depende de la cantidad de sangre perdida y de si la hemorragia puede detenerse rápidamente o no. Las personas mayores y las personas con otros problemas de salud tienen mayor riesgo de hemorragias mayores y podrían no recuperarse tan bien o tan rápidamente como otras personas.

Otras denominaciones

  • sangrado del esófago, estómago o intestino delgado