1. Ada
  2. Condiciones
  3. Enfermedad inflamatoria pélvica

Enfermedad inflamatoria pélvica

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

La enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) es una infección bacteriana del cuello del útero, las trompas de Falopio, los ovarios y el útero, causada frecuentemente por una infección de transmisión sexual (ITS). Esta condición médica puede afectar a mujeres de todas las edades, pero es más común entre los 15 y los 24 años. Los síntomas pueden incluir dolor en la pelvis o el abdomen, dolor durante las relaciones sexuales, secreción vaginal anormal y fiebre. La enfermedad inflamatoria pélvica se trata con antibióticos. El diagnóstico y tratamiento tempranos son importantes para evitar complicaciones como la formación de cicatrices internas e infertilidad.

Riesgos

Enfermedad inflamatoria pélvica es el término médico que describe una infección del cuello del útero, el útero y las trompas de Falopio. Es más común que sea causado por una infección bacteriana y aunque se trata muy a menudo de una infección de transmisión sexual (ITS) como la clamidia o la gonorrea, a veces puede ser causada por otras bacterias. La enfermedad inflamatoria pélvica puede afectar a las mujeres de todas las edades, pero más frecuentemente a personas entre los 15 y 24 años.

Síntomas

Los síntomas pueden incluir dolor en la pelvis o el abdomen, dolor profundo durante las relaciones sexuales, períodos inusualmente abundantes y un cambio en el flujo vaginal. Algunas personas pueden desarrollar fiebre, náuseas, vómitos o dolor al ir al baño.

Diagnóstico

El diagnóstico suele hacerse en base a los síntomas y al examen ginecológico. Durante el examen se pueden tomar muestras de flujo o pus para identificar la bacteria causante de la infección.

Tratamiento

La enfermedad inflamatoria pélvica se trata con antibióticos. Si la infección es muy grave, puede ser necesario administrar antibióticos por via intravenosa (a través de goteo). En pocos casos, si la infección causa una acumulación de pus o cicatrización de las trompas de Falopio puede requerir tratamiento quirúrgico.

Prevención

La forma más importante de prevenir la enfermedad pélvica inflamatoria es utilizar condones durante las relaciones sexuales. Los condones son la mejor manera de prevenir la propagación de las infecciones de transmisión sexual (ITS). Las personas que han sido diagnosticadas con una ITS deben contactar a sus parejas sexuales anteriores para que puedan hacerse la prueba y recibir tratamiento si es necesario.

Pronóstico

La mayoría de las personas se recuperan bien después del tratamiento. Esta infección no causa problemas a largo plazo, sin embargo, si la infección no se trata, o si la persona vuelve a infectarse después del tratamiento, es más probable que se desarrollen complicaciones. Estas incluyen cicatrices en el útero y las trompas de Falopio, dificultad para quedar embarazada, embarazos fuera del útero (embarazos ectópicos) y dolor pélvico a largo plazo.

Otras denominaciones

  • Una infección de los órganos reproductores femeninos