1. Ada
  2. Condiciones
  3. Embarazo
  4. Trabajo de parto prematuro

Trabajo de parto prematuro

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

Trabajo de parto prematuro es un término médico para referirse a un trabajo de parto que comienza antes de la semana 37 del embarazo y después de la semana 20. Las mujeres que tienen un embarazo múltiple (mellizos, trillizos o más), que tienen complicaciones, beben alcohol o fuman durante el embarazo tienen más probabilidades de presentar este problema. Los síntomas del trabajo de parto prematuro pueden ser leves al principio, con dolor de espalda, cólicos abdominales y una secreción vaginal clara o manchada de sangre. El diagnóstico suele ser fácil, especialmente si el cuello uterino está abierto cuando se lo observa durante un examen ginecológico. El tratamiento envuelve administrar medicamentos para demorar el trabajo de parto, esteroides para ayudar a los pulmones del bebé a desarrollarse y realizar un parto seguro del bebé. Los bebés que nacen prematuramente, pero en las últimas etapas del embarazo pueden estar bien. Los bebés nacidos muy prematuramente tal vez no se desarrollen completamente y tengan un riesgo más alto de complicaciones.

Riesgos

El trabajo de parto prematuro se produce cuando una mujer entra en trabajo de parto antes de la semana 37 del embarazo. El embarazo suele durar de 37 a 41 semanas a partir de la concepción. Existen varios factores que pueden aumentar el riesgo de que una mujer entre en trabajo de parto tempranamente. Por ejemplo, infecciones vaginales y uterinas, estrés extremo y una lesión en el cuello uterino (la entrada del útero). Las mujeres que tienen embarazos múltiples (mellizos, trillizos o más), que tienen una gran cantidad de líquido amniótico o que tienen un problema con la placenta también corren riesgo de entrar en trabajo de parto antes de tiempo. Las mujeres que tienen otros problemas de salud, como diabetes, que beben alcohol, fuman cigarrillos o consumen drogas durante el embarazo también suelen tener mayor riesgo de presentar este problema.

Síntomas

Los síntomas típicos envuelven un dolor de espalda persistente, cólicos abdominales y contracciones del útero. Es posible que salga de la vagina una secreción clara o manchada de sangre.

Diagnóstico

El diagnóstico suele basarse en los síntomas y en un examen físico. El examen físico incluirá una revisión ginecológica para ver si el cuello uterino (la abertura del útero) se abrió.

Tratamiento

El tratamiento puede consistir en realizar el parto del bebé si es seguro hacerlo o tomar medidas para prolongar el embarazo. Varios medicamentos pueden actuar para detener el inicio del trabajo de parto por varias horas. Las mujeres que están en riesgo de entrar en trabajo de parto antes de la semana 34 del embarazo deben recibir medicamentos esteroides para ayudar a desarrollar los pulmones del bebé por nacer.

Prevención

Hacer análisis para detectar infecciones y tratarlas puede ayudar a prevenir algunos casos de nacimiento prematuro. Dejar de fumar y abstenerse del consumo de alcohol durante el embarazo también puede ayudar.

Pronóstico

El pronóstico después de un nacimiento prematuro depende del momento del nacimiento. Los bebés nacidos después de la semana 34 de gestación tienen mejores probabilidades de sobrevivir y experimentar menos complicaciones. Si el trabajo de parto comienza antes de ese momento, el equipo médico tratará de prolongar el embarazo para darle tiempo al bebé a desarrollarse y tener mejores probabilidades de sobrevivir sin complicaciones.