1. Ada
  2. Editorial
  3. Medicina y salud
  4. Lo que debes de saber acerca de la enfermedad del coronavirus

Lo que debes de saber acerca de la enfermedad del coronavirus

Este artículo se actualizará periódicamente en función de las actualizaciones médicas más recientes.

Desde comienzos del 2020 se identificó en Asia un nuevo brote de infección respiratoria llamado COVID-19, que se ha propagado al resto del mundo. Este brote es causado por un nuevo tipo de coronavirus llamado SARS-CoV-2.

Al inicio la mayoría de los casos de COVID-19 se identificaron en China, pero ahora se detectan cada día más casos nuevos fuera de las fronteras chinas que dentro. Más de 150 países han reportado infecciones de COVID-19, y varios presentaron grupos de transmisión comunitaria. El brote ha sido declarado una pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las noticias están llenas de historias sobre COVID-19. Pero, ¿necesitas alarmarte? ¿Hay alguna razón para preocuparse? ¿Qué necesitas saber sobre este brote y el nuevo virus?

Nuestro personal profesional médico ayuda respondiendo algunas de tus preguntas más frecuentes.

Riesgo

¿Qué posibilidades hay de que me contagie de COVID-19?

Tu nivel de riesgo depende de dónde vives, si has viajado recientemente, tu edad y tu estado general de salud. El riesgo de infección es mayor en áreas donde se les ha diagnosticado COVID-19 a una cantidad mayor de personas.

Al inicio la mayoría de los casos fueron reportados en China, pero la situación está evolucionando rápidamente. Mientras que en China se presentan pocos nuevos casos debido a medidas efectivas, muchos otros países en todos los continentes muestran un incremento en el número de casos, con un foco principal en Europa y en los Estados Unidos actualmente. Pero si no te encuentras en un área donde la COVID-19 se está propagando localmente, tus posibilidades de contraerla aún son bajas. Si te encuentras en un área con transmisión local, debes tomar el riesgo en serio y seguir las medidas de prevención recomendadas. En cualquier caso, la situación está cambiando rápidamente y es bueno mantenerse al día sobre la situación actual con información directa de tu autoridad de salud local.

Si bien las personas de todas las edades pueden infectarse con COVID-19, cuatro de cada cinco tienen una enfermedad leve a moderada y se recuperan. Las personas mayores de 60 años y con afecciones médicas preexistentes, como enfermedades cardiovasculares, diabetes o presión arterial alta son más vulnerables a enfermarse gravemente. La población infante parece estar menos afectada.

¿Cuáles son los síntomas típicos de COVID-19?

Los síntomas típicos son fiebre, tos seca y fatiga. Pero los pacientes con COVID-19 también mostraron síntomas menos típicos como dolor de cabeza, dolores y dolores musculares generalizados, dolor de garganta, diarrea, disminución o pérdida del sentido del olfato, secreción nasal y ojos rojos o adoloridos.

¿Podría yo tener la infección por coronavirus?

Para cualquiera que presente los síntomas típicos, aún es poco probable que COVID-19 sea la causa, especialmente porque la temporada de influenza está en curso en el hemisferio norte. La probabilidad de una infección por COVID-19 sólo aumenta si presentas los síntomas típicos y has tenido contacto con el virus.

¿Qué debo hacer si creo tener la infección?

Debido a que las medidas difieren entre países, es importante ponerte en contacto con tu autoridad local de salud pública para obtener asesoramiento sobre qué hacer. Antes de ir al consultorio de tu doctora o doctor, o a la sala de emergencias, llama con anticipación y cuéntales sobre tus viajes, contactos y síntomas recientes; y sigue sus indicaciones. Mientras tanto, evita el contacto con otras personas y no viajes. Cúbrete la boca y la nariz con un pañuelo desechable o la manga (no con tus manos) cuando tosas o estornudes, y lávate las manos frecuentemente con agua y jabón durante al menos 20 segundos. Usa un desinfectante para manos a base de alcohol si no hay agua y jabón disponibles.

Si tienes estos síntomas o síntomas similares, puedes usar Ada para una evaluación gratuita de los síntomas. Ten en cuenta que estos síntomas también podrían indicar el resfriado común y que será necesario realizar más pruebas para diagnosticar COVID-19.

¿Puede COVID-19 causar la muerte?

Es posible morir por complicaciones de COVID-19. Un pequeño porcentaje (actualmente alrededor del 3.4 por ciento) de las personas infectadas desarrollan un caso de infección tan grave que mueren, lo que significa que la gran mayoría de las personas infectadas se recuperan. La mortalidad es mayor en las personas mayores de 60 años y con enfermedades preexistentes.

¿La influenza es un coronavirus?

No, los virus de la influenza son diferentes del coronavirus, a pesar de que causan síntomas similares y también se propagan principalmente a través de las gotas respiratorias.

Transmisión

¿Cómo se transmite el coronavirus?

La transmisión de COVID-19 es similar a otros virus respiratorios. Se transmite principalmente a través de pequeñas gotas que se crean cuando una persona infectada estornuda o tose. Normalmente, estas gotas solo llegan a las personas (u objetos / superficies) muy cerca de la persona infectada. La regla general es que las gotas pueden extenderse de uno a dos metros, pero no más allá de eso. El virus no parece estar en el aire o pasar por la ruta fecal-oral.

¿Solo las personas enfermas pueden transmitir el virus?

A medida que el virus se transmite por gotitas respiratorias, es mucho más probable que se propague a través de síntomas como estornudos y tos. Sin embargo, algunas personas se han infectado después del contacto con casos confirmados que no tenían síntomas o eran muy leves en ese momento. Dicho esto, la transmisión asintomática no parece ser el principal impulsor de la epidemia de COVID-19.

¿Cuánto tiempo sobrevive el virus en las superficies?

Los primeros hallazgos indican que COVID-19 puede permanecer en las superficies desde unas pocas horas hasta varios días, dependiendo del tipo de superficie, temperatura y humedad. Usa desinfectante estándar para limpiar superficies y evitar infecciones. La COVID-19 no se propaga a través de cartas o paquetes provenientes de una región afectada.

¿Cuál es el período de incubación de COVID-19?

El período de incubación es el tiempo entre la infección y el primer inicio de los síntomas. El período de incubación promedio para COVID-19 es de alrededor de cinco a seis días, pero puede variar de uno a 14 días.

¿Pueden los humanos obtener COVID-19 de perros o gatos?

El origen del virus aún no está claro, pero la investigación apunta a los murciélagos como la fuente original. Hasta ahora no hay informes de COVID-19 en mascotas domésticas.

¿Por cuánto tiempo es infecciosa una persona con COVID-19?

Hay poca información disponible sobre la duración de la infectividad. El virus puede detectarse durante varias semanas en muestras de personas infectadas, pero eso no significa que el virus sea activo e infeccioso. Un pequeño estudio demostró que el virus activo era detectable en hisopos de garganta hasta cuatro días después del inicio de los síntomas, y hasta ocho días en muestras de esputo. El virus activo no se detectó en sangre, heces u orina. Los resultados de este estudio sugieren que las personas permanecen infecciosas hasta por ocho días, con una infectividad reducida después de cuatro días. Estos resultados deben confirmarse en un estudio más amplio.

¿Puedo enfermarme de COVID-19 varias veces?

Una vez más, todavía sabemos poco sobre COVID-19, especialmente con respecto a las preguntas más duraderas. Pero hemos visto con otros coronavirus que las personas previamente infectadas desarrollaron una inmunidad. También hay un estudio muy pequeño con monos que han tenido COVID-19. Estos monos no pudieron contraer la infección nuevamente, por lo que se puede asumir la inmunidad. Estos son resultados muy tempranos en solo cuatro monos, por lo que se necesitan más pruebas, pero los resultados preliminares pueden dar alguna indicación de posible inmunidad en humanos.

Prevención

¿Cómo puedo prevenir una infección por COVID-19?

Evitar la exposición al virus es la mejor manera de prevenir la infección. Se aplican medidas estándar para prevenir la propagación de virus respiratorios:

  • Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón durante al menos 20 segundos. Si no hay agua y jabón disponibles, usa desinfectante para manos a base de alcohol.
  • Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar.
  • Evita el contacto cercano (al menos 2 metros de distancia) con cualquier persona que tenga fiebre y tos.
  • Quédate en casa cuando tengas síntomas, aunque sean solo leves.
  • Cubre tu tos o estornuda con un pañuelo desechable y luego tíralo a la basura.
  • Limpia y desinfecta objetos y superficies que se tocan con frecuencia.

¿Debo usar una máscara?

Las máscaras son más efectivas para prevenir que las personas infectadas transmitan enfermedades, pero no funcionan para proteger a los que no están enfermos. No necesitas una máscara si no tienes síntomas respiratorios. No es necesario ni útil.

Puedes usar una máscara si tienes síntomas respiratorios, como tos o dificultad para respirar, para limitar la propagación de las gotas respiratorias.

Los profesionales médicos usan máscaras de filtro especiales que se ajustan a sus caras y pueden reducir el riesgo de transmisión. El público no debe usar estas máscaras, ya que son escasas y son requeridas por profesionales médicos para la provisión segura de atención.

Tratamiento

¿Existe una vacuna para COVID-19?

Actualmente no hay vacuna disponible. La producción de vacunas es un proceso complicado y lento que normalmente lleva años. En ciertas circunstancias, como los nuevos virus de influenza, existen métodos establecidos que pueden acelerar este proceso. Dicho esto, COVID-19 solo se detectó a principios de enero de 2020: muchos estudios se están llevando a cabo, pero incluso en un escenario ideal, tomará unos meses antes de que una vacuna esté disponible, y pueda probarse y usarse ampliamente.

También hay varios estudios en curso, para evaluar medicamentos preexistentes que fueron desarrollados para combatir otras enfermedades como la malaria, el ébola o el VIH. Las pruebas deben mostrar si son efectivas al momento de tratar pacientes con COVID-19. Los resultados iniciales deberían estar disponibles pronto.

COVID-19 o resfriado común: ¿cómo puedo notar la diferencia?

Los síntomas del resfriado común y COVID-19 son muy similares. Es por eso que entender la importancia de la exposición al virus es tan importante para diferenciar entre estos dos. Además de mostrar los síntomas típicos de fiebre, tos seca y fatiga, las personas con COVID-19 también han estado en un área donde el virus ya se está propagando localmente, o en contacto con una persona diagnosticada con COVID-19.

La similitud entre un resfriado y COVID-19 en muchos casos significa que, para algunas personas, la infección no parece ser peor que un resfriado común.

¿Cómo se diagnostica el COVID-19?

La infección se confirma analizando muestras respiratorias en laboratorios especializados. Las primeras pruebas de anticuerpos en sangre para identificar infección e inmunidad están en desarrollo.

Perspectiva

¿Cuándo terminará el brote?

Es difícil decir cuándo terminará el brote. Por el momento, hay muy pocos indicios de que se detendrá pronto. Al igual que con la influenza pandémica leve en 2009/2010, es posible que COVID-19 se propague por todo el mundo. A pesar de que es posible que en primavera se desacelere - igual que la influenza estacional cada año - análisis tempranos del virus indican que el incremento de temperaturas no reduce la transmisión de manera significante.

¿Por qué los gobiernos están tomando medidas tan fuertes para “aplanar la curva”?

Los países afectados están implementando medidas de control estrictas para evitar que el virus se propague. Escuelas, oficinas y tiendas están cerrando, al mismo tiempo que se han cancelado varios eventos en muchos países. Estos esfuerzos de distanciamiento social se denominan “aplanamiento de la curva".

El distanciamiento social ha sido efectivo para reducir la carga del brote en varios casos. Estas medidas apuntan a posponer y reducir el pico de la pandemia, lo que resulta en menos casos simultáneos e, idealmente, menos casos en general. Estas fuertes medidas se implementan durante las pandemias para reducir la carga del brote en los sistemas de salud y ayudar a liberar las unidades de cuidados intensivos para los casos más graves.

¿Por qué las medidas de seguridad cambian con el tiempo?

La respuesta de salud pública de un gobierno depende en gran medida del contexto local y la etapa del brote. Al principio, la atención se centra en la contención, la detección temprana de casos y la prevención de nuevas infecciones. Esto gana tiempo para prepararse lo mejor posible: aprender sobre las características de la enfermedad, identificar grupos de mayor riesgo, desarrollar la capacidad del sistema de salud local e investigar las opciones de tratamiento. Cuando no se pueden rastrear más casos hasta un solo caso confirmado, la estrategia cambia para centrarse en controlar la epidemia y proteger a las personas que tienen un mayor riesgo de enfermedades graves.


Escritor/a:

Dr. Andreas Gilsdorf

Andreas es el Director de Epidemiología y Salud Pública de Ada.