1. Ada
  2. Editorial
  3. Medicina y salud
  4. Reducir el tiempo en pantalla

Reducir el tiempo en pantalla

En nuestros bolsillos, en la caja del supermercado, incluso en nuestras muñecas. Como una visión del futuro de la década de 1960, las pantallas están en todas partes. Y no podemos apartar nuestros ojos de ellas.

No hay forma de evitarlo. Pasamos mucho tiempo mirando pantallas: para algunos de nosotros, más de lo que nos gustaría admitir. Mientras que el trabajo remoto y la socialización en línea se convierten en la norma para muchos, más de nuestras interacciones cara a cara se están cambiando a las pantallas. Pero, ¿nos está haciendo bien todo ese tiempo frente a la pantalla?

Con la ayuda del Dr. Shubs, veamos cómo el tiempo frente a la pantalla podría afectar tu salud, cuánto es demasiado y algunos consejos para reducirlo.

¿Las pantallas son malas para ti?

No hay necesidad de entrar en pánico. No hay evidencia concreta de que las pantallas causen daños directos graves a los adultos. Pero según el Dr. Shubs, el uso excesivo de pantallas puede estar relacionado con problemas de salud. Éstos son algunos de los más comunes.

Fatiga de la pantalla

Los períodos prolongados de uso de la pantalla podrían ser una posible causa si sufres dolores de cabeza y ojos cansados. Eso puede deberse a que tiendes a parpadear menos cuando trabajas en la pantalla de una computadora.ref1 Esto, combinado con la exposición prolongada a la luz brillante, puede provocar cansancio, dolor de ojos y dolores de cabeza.

Problemas al dormir

Investigaciones actuales sugieren que el uso de pantallas antes de acostarse podría interrumpir tu sueño. La exposición a la luz brillante de las pantallas antes de acostarte podría suprimir la producción de melatonina, una sustancia química importante para regular el reloj del cuerpo humano.ref2 La falta de sueño puede eventualmente afectar tu salud y bienestar.

Molestias y dolores

Las personas tienden a olvidarse de la postura cuando miran sus dispositivos durante mucho tiempo. Pero después de períodos prolongados encorvado sobre tu teléfono o sentado frente a la pantalla de la computadora, es posible que comiences a experimentar dolor de espalda, cuello y hombros.ref3

¿Cuánto es demasiado?

No hay una respuesta definitiva a esa pregunta. El Dr. Shubs recomienda moderación: "El tiempo frente a la pantalla es un tema candente de debate. Algunas personas argumentan que se exageran los peligros. De cualquier manera, es importante recordar que generalmente no estamos socializando, haciendo ejercicio o durmiendo cuando miramos a una pantalla. Con el tiempo, esto puede comenzar a afectar su salud, productividad y calidad de vida. Por lo tanto, probablemente sea una buena idea para la mayoría de nosotros reducir un poco el tiempo que pasamos frente a la pantalla."

Tips para reducir tu tiempo en pantalla

Hay muchas cosas que puedes probar. Aquí tienes 5 para empezar:

  1. Rastrea cuánto tiempo pasas mirando pantallas: primero lo primero. Esta es una muy buena manera de comenzar a manejar tu tiempo en pantalla de manera inteligente.
  2. Toma descansos regulares: si trabajas en una computadora, tómate 5 minutos fuera de la pantalla cada hora para darle un descanso a tus ojos.
  3. Cambia tu pantalla a blanco y negro: se ha demostrado que hacer aburrida tu pantalla ayuda a reducir el tiempo en ella.ref4
  4. Mantén tu teléfono fuera de tu habitación: la siguiente vez que busques relajarte antes de dormir, busca un libro en su lugar.
  5. Borra las apps de redes sociales de tu teléfono: las redes sociales pueden ser una excelente manera de conectar con el mundo. Pero todos somos culpables de sentarnos y pasar el tiempo desplazándonos entre publicaciones sin pensar. ¿Por qué no remover la tentación?

Las pantallas son geniales. Son un portal a un universo de información y conectividad. Pero es posible tener demasiado de algo bueno. Con un uso excesivo, se pueden obstaculizar una buena salud física y mental. Con algunos pequeños cambios, puedes desarrollar una relación más saludable con tus pantallas.


  1. Patel, S., et al. Optom. Vis. Sci, (1991), doi: 10.1097/00006324-199111000-00010.

  2. Harvard Medical School. “Blue light has a dark side.” Revisado el 18 de diciembre, 2020.

  3. Jung, SI., J Phys Ther Sci, (2016), doi: 10.1589/jpts.28.186.

  4. Holte, AJ., The Social Science Journal, (2020), doi: 10.1080/03623319.2020.1737461.